Abrió el primer restaurante smart de la Argentina

Abrió el primer restaurante smart de la Argentina

Se llama Foster y no cuenta con cajas, ni mozos, ni efectivo: la comida se pide a través de una tablet y se retira por un box con tu nombre en menos de tres minutos

No hay mozos, no hay colas, no hay cajeros; todo fue reemplazado por tableta y cajas luminosas donde la comida aparece con nuestro nombre, como por arte de magia. Se trata de Foster Nutrition, el primer restaurante inteligente del país y de América Latina.

Desde el microcentro porteño, Foster le sigue los pasos al supermercado de Amazon: no se paga en efectivo, está cien por ciento automatizado, y además la comida es saludable.

Fōster Nutrition –> OPEN

El primer restaurante automatizado de América Latina! Un nuevo concepto de comidas rápidas: Smart Food –> Comida inteligente: nutritiva, saludable y fresca + Local inteligente: con tecnología para vivir una experiencia inolvidable. Además de ofrecer comida MUY rica, entregamos tu pedido MUY rápido!

Posted by Fōster Nutrition on domingo, 25 de febrero de 2018

Para pedir una ensalada gourmet, una sopa o un jugo, los clientes se acercan a unas tablets donde pueden elegir su menú. El pedido se paga con tarjeta y se retira en uno de los 18 boxes automatizados donde se proyecta el nombre del cliente.

Y todo tarda entre 30 segundos y 3 minutos. De hecho, las tabletas registran las preferencias de cada consumidor y su método habitual de pago para que en su próxima visita pueda hacer el pedido con sólo unos clics.

“Queremos, aunque con pequeños detalles, mejorar la calidad de la vida de las personas. Ofreciendo comida nutritiva, fresca y con un toque gourmet, a través de un sistema simple e intuitivo viviendo una experiencia única”, remarcó Martín Zucker, uno de los tres emprendedores que están detrás del local, a Clarín.
Y agregó: “Suele haber poco tiempo para almorzar y gran parte se pierde ordenando y pagando la comida. Queremos permitir que la gente haga su pedido a su manera de y de forma eficiente y rápida”.

Más que mozos y cocineros, el personal del proyecto son desarrolladores de software y gente especializada para asesorar al cliente. El próximo paso es la inevitable aplicación para smartphones y –adelantan desde Foster– la integración de billeteras virtuales y criptomonedas. Todas las compras están encriptadas por Mercado Pago. Esta es la ubicación: